Haciendo Eco
stainless-103784_640

Poniendo puertas al campo

El Gobierno, animado (o como quiera que se diga) por el sector editorial, ha aprobado la Ley de Propiedad Intelectual que, entre otras cosas, pretende cobrar una tasa a las páginas que muestren contenidos protegidos por dicha ley. Es decir, a buscadores, agregadores de noticias, blogs,…
Evidentemente, el tema ha dado que hablar en Twitter

Sin querer defender a Google (el principal implicado, hasta el punto que la tasa ha pasado a denominarse tasa Google), una medida así es como intentar poner puertas al campo: ante el paradigma de Internet, que ha trastocado completamente la forma de comunicarse y trabajar, en lugar de ser creativo y buscar nuevas formas, las grandes líneas editoriales pretenden sacar partido de una supuesta amenaza (El País titulaba Mano dura contra la piratería cultural).

Aunque con la web 2.0, las redes y demás se nos puede haber olvidado, la base que posibilita y da sentido a internet son los enlaces: en la medida que un contenido enlaza con otro, y puedes pasar de un sitio a otro, internet adquiere ese sentido de navegación, de un flujo de información que empieza en una página o una búsqueda y te lleva hasta quién sabe dónde…

Y, por otra parte, la presencia de los enlaces en un buscador (y especialmente, en Google) hace que un contenido, simplemente, exista o no.

Esta situación, evidentemente, no se da únicamente en España. En Bélgica ya se dictó sentencia por la que se obligaba a Google a “retirar de sus páginas y servicios en Bélgica los contenidos procedentes de diarios de aquel país integrados en Copiepress, una asociación de editores de diarios belgas en lenguas francesa y alemana, que el buscador haya publicado sin el permiso de las cabecera” (vía EuropaPress / Portaltic).
Sin embargo, Google acabó por pactar con los editores (vía El Periódico) una ‘iniciativa de negocios’ (vía El Mundo). Es decir, tras retirar  todos los contenidos gestionados por Copiepresse de su índice de búsqueda, Google acabó por incluir sus servicios en los medios a cambio de indexarlos.
Y algo similar sucedió en Francia y Alemania. E Italia ha echado atrás la ley (vía El Boletín).

GoogleGoogle ha emitido una nota explicando que “todos los meses Google envía más de 10 mil millones de visitas a editores de noticias de todo el mundo” y “solo con AdSense, dimos a los socios editores 9 mil millones de dólares”. Y a continuacion, advierte que los editores siempre pueden decidir qué prefieren: “pueden aparecer en la Búsqueda de Google, pero no en Google Noticias, en ambos o en ninguno de estos programas[…] (aunque) muchos editores se dan cuenta de la ventaja que supone que su contenido pueda ser descubierto por nuevos lectores o espectadores”. (vía GoogleEspaña).

Personalmente, esta advertencia me suena casi a una amenaza… veremos cómo acaba el tema.

Nota: posiblemente este artículo también contravenga la LPI… qué se le va a hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *