Haciendo Eco

Un diario, un espacio de reflexión,...

Menú Cerrar

Page 2 of 32

Poniendo puertas al campo

El Gobierno, animado (o como quiera que se diga) por el sector editorial, ha aprobado la Ley de Propiedad Intelectual que, entre otras cosas, pretende cobrar una tasa a las páginas que muestren contenidos protegidos por dicha ley. Es decir, a buscadores, agregadores de noticias, blogs,…
Evidentemente, el tema ha dado que hablar en Twitter

Sin querer defender a Google (el principal implicado, hasta el punto que la tasa ha pasado a denominarse tasa Google), una medida así es como intentar poner puertas al campo: ante el paradigma de Internet, que ha trastocado completamente la forma de comunicarse y trabajar, en lugar de ser creativo y buscar nuevas formas, las grandes líneas editoriales pretenden sacar partido de una supuesta amenaza (El País titulaba Mano dura contra la piratería cultural).

Aunque con la web 2.0, las redes y demás se nos puede haber olvidado, la base que posibilita y da sentido a internet son los enlaces: en la medida que un contenido enlaza con otro, y puedes pasar de un sitio a otro, internet adquiere ese sentido de navegación, de un flujo de información que empieza en una página o una búsqueda y te lleva hasta quién sabe dónde…

Y, por otra parte, la presencia de los enlaces en un buscador (y especialmente, en Google) hace que un contenido, simplemente, exista o no.

Esta situación, evidentemente, no se da únicamente en España. En Bélgica ya se dictó sentencia por la que se obligaba a Google a “retirar de sus páginas y servicios en Bélgica los contenidos procedentes de diarios de aquel país integrados en Copiepress, una asociación de editores de diarios belgas en lenguas francesa y alemana, que el buscador haya publicado sin el permiso de las cabecera” (vía EuropaPress / Portaltic).
Sin embargo, Google acabó por pactar con los editores (vía El Periódico) una ‘iniciativa de negocios’ (vía El Mundo). Es decir, tras retirar  todos los contenidos gestionados por Copiepresse de su índice de búsqueda, Google acabó por incluir sus servicios en los medios a cambio de indexarlos.
Y algo similar sucedió en Francia y Alemania. E Italia ha echado atrás la ley (vía El Boletín).

GoogleGoogle ha emitido una nota explicando que “todos los meses Google envía más de 10 mil millones de visitas a editores de noticias de todo el mundo” y “solo con AdSense, dimos a los socios editores 9 mil millones de dólares”. Y a continuacion, advierte que los editores siempre pueden decidir qué prefieren: “pueden aparecer en la Búsqueda de Google, pero no en Google Noticias, en ambos o en ninguno de estos programas[…] (aunque) muchos editores se dan cuenta de la ventaja que supone que su contenido pueda ser descubierto por nuevos lectores o espectadores”. (vía GoogleEspaña).

Personalmente, esta advertencia me suena casi a una amenaza… veremos cómo acaba el tema.

Nota: posiblemente este artículo también contravenga la LPI… qué se le va a hacer.

El interés general y otros conceptos difusos

Ayer podía oír como, motivado por el interés general, el portavoz Alonso explicaba el porque de un procedimiento express, otro más, del Gobierno.

NudoAl margen de lo cuestionable de la urgencia (cuando eran medidas contra la crisis, o cuando el interés general, parece que no hace falta ni siquiera presentarlas antes para ser debatidas o cuestionadas), el interés general es, sin duda, el motivo más peregrino, difuso y, aun así, versátil utilizado en la política española.
A bote pronto, recuerdo el interés general que motivaba la emisión (o no, según los otros intereses, quizá menos generales) de determinados partidos de fútbol
La herencia recibida, más reciente, es otro de esos motivos difusos que, como el papel, todo lo aguantan.

Difusas también, las argumentaciones de patio de colegio, tipo váyase, por qué no te callas, compensaciones en diferido,…
Una política del y tú más que acerca el Parlamento a cualquier programilla de media tarde y que deja a la ciudadanía el papel de audiencia vociferante.

Al menos, que cuando emitan el Debate sobre el Estado de la Nación, pongan un teléfono de aludidos, propongan alguna encuesta tendenciosa y regalen alguna bagatela. No mejorará nada pero al menos producirá algo de dinero.

Cómo contar la tragedia de Ceuta

muerte en CeutaEn medio de la tragedia de las personas muertas al intentar atravesar la frontera en Ceuta, suficientemente importante cada una de las tragedias individuales, me resulta repugnante la respuesta dada por las autoridades, Ministro y Director General de la Guardia Civil.

Hemos podido ver cómo desde la Guardia Civil se presenta un vídeo con (a mi entender) la evidente intención de presentar como un ejército en plena invasión al grupo de personas que intentaba atravesar la frontera. Vídeo que ofrece las suficientes dudas de que haya podido ser editado como para ocasionar preguntas en el Parlamento al Ministro de Interior.

O hemos podido ver cómo dicho Ministro establecía como frontera del territorio español la línea formada por la Guardia Civil en la costa, y alegando que mientras no se atravesara, no eran merecedores (quienes intentaban alcanzarla) de ningún beneficio jurídico, humanitario,…
Seguramente se pueden destapar las muchas incongruencias y aberraciones en los diferentes discursos… pero creo que no se merece tanto crédito, ni siquiera del beneficio de al duda.

¿Dijiste media verdad? Dirán que mientes dos veces si dices la otra mitad.
Antonio Machado

A modo de cronología (sólo por enmarcar el contexto… es fácil encontrar más información):

  1. Al menos 9 personas mueren al intentar cruzar la frontera, aunque podrían ser más (ver ABC). Empiezan a surgir dudas sobre si la Guardia Civil ha disparado contra ellos, y qué ha podido disparar (ver El País). Los siguientes días irán apareciendo más fallecidos (ver Antena 3)
  2. Ante las denuncias de varias ONG, la Guardia Civil muestra un vídeo en el que pretende presentar la situación como un ataque organizado (ver RTVE)
  3. En comparecencia ante el Congreso, el Ministro admite el uso de material antidisturbios y define la frontera de España como un cordón policial ante la costa (ver ElDiario.es, HuffingtonPost, el Periodico, el Mundo, RTVE,…)

Esas lejanas generaciones futuras

A veces, al hablar de ecología, del futuro del planeta… si un peque te pregunta si la tierra se destruirá, piensas que será dentro de mucho tiempo, que tus descendientes, tu familia… a saber …

Pero si piensas que tus nietos, quizá tus mismos hijos, puedan ver cosas como la escasez de combustible y energía, o de agua, o lo peligroso del sol…

Y que quizá me pregunten si no éramos conscientes de que estábamos destruyendo el planeta…

Interesante este último capítulo de Érase una vez… el hombre, de 1978.

http://www.youtube.com/watch?v=Yuxcffvg-GE

Concretar y generalizar, todo un arte

Ante situaciones de injusticia o necesidad, suelo moverme entre el “dale un pez y comerá hoy; enséñale a pescar y comerá mañana” y el relato del niño que intentaba salvar miles de estrellas de mar, recogiéndolas una a una: “dile a las 8 que llevé al mar si tiene sentido…”. Y entre esas dos orillas vadeo, intentando moverme sin perder pie.

Supongo que es distinto si hablamos de una situación concreta y acuciante, o si estamos ante algo general o incluso teorizando.

Sin embargo, he leído Bancos de alimentos, de la caridad a la manipulación y el lucro del 15M – Ronda en Redes Cristianas que me ha molestado… no tanto por lo que dice (no me siento con fuerzas para contradecir los datos) sino por la sensación de poder ser manipulados incluso en nuestros intentos de rebelarnos y revelarnos… y por lo fácil que parece desilusionarnos y sembrar las dudas, haciéndonos replegar en nosotros mismos.

Ser concretos cuando es necesario, intentar ayudar, aun sabiendo que quizá sea pan para hoy y hambre para mañana (bendito pan que hoy calma el hambre que golpea).

Y acompañarlo de la reflexión necesaria para cambiar comportamientos, reclamar de las instituciones… y avanzar hacia una sociedad justa para toda/os y cada una/o.

Mirar al suelo y al horizonte. Concretar y generalizar. Todo un arte

Las cantantes de la banda sonora de Frozen

Las películas musicales, al doblarse, tienen un aspecto extra que cuidar: sus cantantes. Disney eligió, para el doblaje del personaje de Elsa de Frozen, a la actric Ana Esther Alborg (diálogos) y la cantante Gisela (canciones).

Lo sorprendente (o quizá no) es que si ves este vídeo del tema Let it go, en 25 idiomas (prácticamente uno por frase), el parecido entre todas las cantantes es increíble.

Sin duda, las canciones y las voces que las interpretan constituyen una marca reconocible en cualquier canción… y las películas de animación de Disney tienen un producto y una imagen característicos. Es razonable que se cuiden… pero creo que nunca había oído un parecido tan evidente.

© 2018 Haciendo Eco. Todos los derechos reservados.

Tema de Anders Norén.